All posts filed under: Historia

Alberto Vega

Alberto Vega, poeta y editor escribió una poesía de la cotidianidad y el desencanto Alberto Vega nació en la localidad asturiana de Langreo en el otoño de 1956 y falleció en la misma villa industrial y minera el 15 de mayo de 2006 a causa de una larga enfermedad degenerativa. Fue poeta, editor, columnista de prensa y agitador cultural. Alberto Vega vivió sus 49 años en la activa y minera villa de La Felguera, en el municipio de Langreo, donde escribió sus mejores versos, cantó para los amigos las canciones de Silvio Rodríguez, Luis Eduardo Aute, Joaquín Sabina y Leonard Cohen, y dirigió el área de Cultura del Ayuntamiento. Una vida trufada de reconversiones industriales, militancia de izquierdas, desaforadas lecturas de Octavio Paz, Jaime Gil de Biedma, Ángel González y Jorge Luis Borges, y recitales poéticos con el grupo de Luna de Abajo, al que perteneció desde su fundación en 1980, convertido más adelante en editorial de poesía en la que publicó también la mayor parte de sus libros. El primero, Brisas ligeras, cargado de …

Brisas ligeras

«[…] Brisas ligeras, título engañoso y excesivamente modesto, podía haberse llamado muy bien «Fuego nocturno», porque entre sus sombras —y abundan en él las sombras— crepita la llama que devora al poeta. Desvelado por frustraciones muy hondas (los sueños de la vigilia, alimentados por el ideal —esa «suelta llama del fuego» que prende en los corazones jóvenes— son difíciles de cumplir y dejan en el ánimo un regusto amargo) Alberto Vega parecía rehuir la confrontación del día y refugiarse en las tinieblas. «Y fue la noche suficiente cómplice», leíamos en el prólogo del libro, cuyo poema inicial repetía: «Vidas imposibles / cabalgando / la cintura de la noche. […]» Eugenio Torrecilla (en Memoria de la noche) Brisas ligeras es el primer libro de Alberto Vega, publicado como edición de autor en 1980. El trabajo gráfico y de imprenta que trajo consigo serviría, junto con Memoria de la noche (en el que Alberto se nos muestra como el poeta definitivo que es), de iniciación a la aventura de Luna de Abajo. De ahí que el dibujo …

Cuaderno de la Ciudad

Por HELIOS PANDIELLA Encuentro Esta ciudad no tiene rostro. Un hombre sueña flores de Ketama, mientras dobla la esquina de los días y le arden los ojos busca en vano el tren azul que silba en sus zapatos. Una mujer regresa de París, camina por las calles con el hijo que no tuvo, en vano se detiene ante un hombre al que ya no reconoce. Esta ciudad no tiene rostro. –––– De todos los libros de Alberto Vega, siempre sentí especial predilección por Cuaderno de la Ciudad (Luna de Abajo, 1984), tanto por el poemario como por su peculiar edición, cuya característica distintiva se debe a una feliz propuesta de Noelí Puente. Cuaderno de la ciudad parece «un libro menor» que «salió de la imprenta disfrazado de libreta, de añejo y pobre cuaderno escolar» según Vega, pero destinado a ser un gran libro con el paso del tiempo. En él sólo envejece el motivo de un dibujo mío, de 1980, titulado A la busca de lo que pasó al lado, el otro día y que …

Luna de Abajo número uno (1982)

Luna de abajo número uno. Poesía en Asturias (I) (1982) Poemas de Francisco Álvarez Velasco, Rosa Espada, Víctor Botas, Álvaro Díaz Huici y Juan Manuel Muñiz. Ilustraciones de Bartholomé, Alejandro Mieres, Paredes, Ramón Rodríguez y Carlos Sierra. Ilustración a la presentación del cuaderno Presentación de Alberto Vega: Profundizar en la mediocre relación que mantenemos con las cosas que nos rodean, parece ser vocación o empeño de poetas. Pero la realidad no puede afrontarse como algo unívoco e inmóvil: los signos se permutan al roce de unas sílabas y, aunque el centro persevere en su inútil geometría, se alzan entonces puentes de luz que multiplican el trazado, los posibles caminos entre soledad y ensueño. El lenguaje poético aparece así entre continuos interrogantes, que deberán ser dilucidados a través de los propios ojos del lector —siempre habrá una atmósfera, un rincón, un verso que asalta y luego sobrevuela…— y nunca como una mera propuesta, rígida en sus formas e insalvable fuera de su tipografía mas o menos ejemplar. Nace un cuaderno bajo un símbolo de evidente fertilidad. Sobre su …

Memoria de la noche

Plenilunio Roza pues con tus labios el dormido pubis de la luna, embriágate de lúbricas mareas, azul bajo los astros, efímero, insaciable recobra tus caminos, vuela o calla. Neblina sigilosa o beso errante vuélcate sin cuidado, sé tú mismo, cabalga en el espacio que ambicionas para tu suerte próxima a lomos de una estrella incontenible. Tendrás la llave de todo paraíso. Cuesta un sueño abrazarse a los orígenes. En 1981 Alberto Vega y yo pusimos en marcha la editorial Plenilunio, nombre elegido por Alberto. Memoria de la noche (1981) es el único libro editado bajo esta marca (el primero fue Brisas ligeras, en 1980, publicado como edición de autor) antes de ser impugnada administrativamente por su similitud con otra ya registrada. «Plenilunio» es también el título de uno de los poemas de Memoria de la noche y, gracias a Ricardo Labra, que lo supo ver de manera inmediata, el del libro que recopila toda su obra, Alberto Vega. Plenilunio (obra completa 1980-2005). «Cuesta un sueño abrazarse a los orígenes», el último verso del poema, resultó …